📱690 60 52 58 ⁄ 📩contacto@linkedgrowing.com

Blog Post

El estado de ánimo: esa variable que no controla el algoritmo de LinkedIn en nuestros posts

El estado de ánimo: esa variable que no controla el algoritmo de LinkedIn en nuestros posts

Nota: este post no tiene base científica. Está basado en suposiciones, conjeturas y alguna experiencia a tener en cuenta a la hora de generar y publicar contenido en LinkedIn. Y es que hay pruebas tangibles que podemos tener en cuenta en nuestras publicaciones de LinkedIn y otras que no. Y que se escapan al algoritmo. Si os interesan estas experiencias paranormales en LinkedIn, este es vuestro post…

Sí, porque ya todo el mundo sabe que nuestras publicaciones van a tener parte de su éxito (en cuanto a posible alcance y viralidad) en ese ente conocido como «El algoritmo de LinkedIn» (suena a peli de suspense y todo). En adelante lo llamaremos ALGOR, para abreviar, que hasta suena a personaje de rey oscuro sacado de la chistera de J.R. Tolkien.

También podemos tener en cuenta estudios y más estudios que nos indican y orientan sobre días y horas que son «mejores» para publicar en LinkedIn. Los martes, miércoles y jueves y las horas de las 10 de la mañana o a partir de las 7 de la tarde parecen los horarios de prime-time. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que efectivamente son los días y horas que más gente transitando en la avenida de LinkedIn. ¿Eso garantiza que nuestra publicación arrase si la colgamos a esas horas y días? No necesariamente, simplemente hay más gente por la calle pero también hay más comercios (usuarios) abiertos para comprar.

Y dicho todo lo anterior, ¿hay algún elemento que podamos aportar y que decante más el éxito de nuestras publicaciones? Pues aquí viene lo inexplicable, lo paranormal, lo que no se puede medir y escapa a las zarpas de ALGOR: nuestro estado de ánimo a la hora de redactar y de publicar. Es un sentimiento, una impresión, algo que hemos testado en propia persona (y con más profesionales) y qué, sin duda, puede influir en el devenir de nuestras publicaciones. Y que por muchas fórmulas de las que se empape ALGOR nunca nos podrá arrebatar. Me imagino que llegados a este punto, queréis ver ejemplos palpables. Bien, pues ahí van…

Publicaciones pensadas, elaboradas y estratégicas

Se trata de publicaciones que sabes perfectamente lo que quieres trasmitir, la redacción casi exacta, si vas a mencionar a otros profesionales o entidades, qué hastags piensas incluir y el formato a usar. Esto último no es tan determinante si lo anterior acompaña. Puede ser una publicación solo con texto, acompañada de una foto o infografía, adjuntando un vídeo, link o presentación. Casi que da igual.

Incluso en muchas de estas publicaciones tendréis hasta decidido el día y, más o menos, la hora. Y no necesariamente, tiene que ser a las horas destacadas que comentábamos antes.

Aquí os va un ejemplo de publicación pensada, elaborada y estratégica. Y publicada en día y hora no precisamente prime-time: un viernes a primera hora de la tarde.

Publicar porque se me apetece, ni lo pienso

Este estado de ánimo es un intermedio entre el estratégico comentado anteriormente y el siguiente que veremos. Es un fino alambre que, en ocasiones, puede darnos buenos resultados si efectivamente es un estado de relajación el que acompaña a esa publicación. He de deciros que este estado puede darnos resultados muy buenos cuando ejecutamos una de las opciones que ALGOR, a veces, no parece premiar mucho: la opción de COMPARTIR.

Si os sucede en alguna ocasión lo mismo, es decir, que encontréis una publicación que os toca, que os parece muy interesante compartirla, dadle siempre vuestro matiz introductorio. Seguro que aporta y tendrá más opciones de que ALGOR se encuentre más agradecido. ¿Qué tal algún hastag tipo #merececompartirse?. Aquí os va un ejemplo de una publicación muy instructiva de este interesante profesional, Mario Picazo  ,que encontramos de interés compartir. Nos salió así…

¡Tengo que contar algo! Publicaciones ansiosas

Este tercer estado de ánimo es, sin duda, el peor. Ese sentimiento de que todo el mundo está activo en esta red, que todos están contando cosas chulas y yo estoy mudo desde hace un día, una semana, un mes (me da igual cuanto tiempo…). Es lo peor que se puede hacer y eso se traduce en lo que publicáis y el resultado que obtendréis de visualizaciones y rendimiento de tu publicación.

Sin duda, esa ansiedad influirá en el formato de la publicación (igual no es el mejor), en la redacción de la misma y, por supuesto, en la implicación del posible público. Y os podemos asegurar que pasa. Un ejemplo que os traemos también de nuestra cosecha, concretamente de un día en el que atacó la ansiedad. Y el resultado salta a la vista. No tenemos más que añadir…

Viendo estas publicaciones con el paso del tiempo y su resultado, os aseguramos que el estado de ánimo con el que se hicieron influyó. Y probablemente las llevó hacia un camino u otro en LinkedIn.

Hay cuestiones que están en vuestras manos a la hora de publicar. Tenedlas en cuenta. Junto a lo que quiera ALGOR, por supuesto…

Gracias por estar ahí. Seguimos conectad@s….

 

Post redactado por Jorge Suárez y Natalia Tresguerres

Related Posts